Piel sensible

Una piel sensible necesita unos cuidados especiales, algunas pieles tienen mayor predisposición a la sensibilidad que otras, debido a factores familiares y genéticos, en particular las pieles claras.
Irritación, rojeces, picazón, acaloramiento, hormigueo…con un tratamiento específico y adaptado a cada persona según sus necesidades se pueden minimizar todos estos síntomas y saber darle a tu piel lo que necesita en cada momento es la mejor solución.


En MACOE estudiamos minuciosamente tus necesidades y adaptamos el tratamiento según las causas por las que se manifiestan estos síntomas ya que pueden ser de tipo físico como el sol, el frío, el calor o el viento; de tipo químico si se produce al aplicar cosméticos o jabones, o si reacciona frente a la contaminación e incluso por estados psicológicos u hormonales.


Una piel sensible también necesita limpieza e hidratación, y sobre todo tratamientos que ayuden a fortalecer la barrera cutánea de cara a las agresiones.

Si necesitas más información no dudes en ponerte en contacto con nosotras.